Uriel. El árcangel vengador de Granada.

Uriel, uno de los siete arcángeles mencionados en la tradición y cultura del pueblo judío, la más antigua junto al Cristianismo y al Islam y que significa: “Fuego de Dios”, “Dios es mi luz”.

img_1443

Su categoría como arcángel, dentro del trono de Dios, no es de las más destacadas y es que esta clase, dentro de la pirámide jerárquica celestial, no se encuentra entre las más preponderantes como sí lo son Serafines o Querubines.

En cambio, el papel de estos ángeles es uno de los más importantes de todos: hacer cumplir los mandatos de Dios y no quedarse en un plano pasivo y contemplativo como el resto de sus compañeros.

Los arcángeles, a diferencia del resto, son los únicos que aparecen con nombre propio, los más cercanos al hombre y los que han completado su proceso evolutivo. No son cabezas con alas o pequeños niños alados, sino jóvenes mancebos fuertes y poderosos.

La presencia de estos seres aparece en la Biblia, en el “Libro de Enoc”* pero sobre todo, y en su máximo esplendor, en los textos apócrifos; fuente más densa y fundamental que sirvió de inspiración a artistas clásicos de gran renombre.

Cada uno de los nombres de estos arcángeles ofrecen la voluntad que Dios pide de ellos y fueron siete los que reconoció la Iglesia Católica. Hoy, tan sólo los tres primeros y el Ángel de la Guarda son reconocidos de manera oficial.

  1. Gabri-el como el Mensajero de Dios.
  2. Migu-el como Quién como Dios, encargado de sus ejércitos.
  3. Rafa-el como Medicina de Dios.
  4. Uri-el como Fuego de Dios, encargado de proteger las tierras y los templos.
  5. Ragu-el como Justicia de Dios, encargado de mantener la armonía .
  6. Sari-el como Mandamiento de Dios, encargado de los pecadores.
  7. Remi-el como Trueno de Dios, encargado de los que Resucitan.

De estos siete, el más venerado fue San Miguel y con él, el culto a los ángeles de los primeros cristianos; pues hubo un momento en la historia, que la adoración y la devoción por estas figuras fue tan excelso, que se temió que se dejara de venerar a Dios y tras el Concilio Vaticano del año 745, el Papa Zacarías prohibió, entre otros, el nombre del arcángel Uriel.

En los textos apócrifos Uriel ayuda a Juan el Bautista y a su madre Isabel a salir de Belén dirección a Egipto para salvarse del aniquilamiento de los inocentes mandado por Herodes. Dicho pasaje, importante en las fiestas que ahora llegan, sólo aparece descrito en el Evangelio de San Mateo de una manera muy somera:

Entonces Herodes, viéndose burlado por los magos, se irritó sobremanera y mandó matar a todos los niños que había en Belén y en sus términos de dos años para abajo […]. Mt 2, 16.

San Juan el Bautista, primo de Jesús, tenía la misma edad que éste por lo que se entiende que Juan también tuvo que escapar de las órdenes del rey de Judea y vasallo de Roma. Pero en este capítulo bíblico no se menciona a ningún ángel, en cambio, pintores tan magistrales como Leonardo Da Vinci, recogen este momento del encuentro entre los dos niños, prácticamente iguales, acompañados de la Virgen María y de un ángel que sostiene a Jesús y señala a Juan en la obra “La Virgen de las Rocas”  pintado en 1483 (Museo del Louvre).

leonardo_da_vinci_-_vergine_delle_rocce_louvre

Uriel suele aparecer representado con ropajes rojos, siendo su atributo más importante una espada de fuego pero su iconografía depende de la religión que se adopte y de las licencias pictóricas y escultóricas del artista.

En la tradición judía es el encargado de ejecutar las acciones dictadas por la cólera divina y aunque no aparece en la Biblia por su nombre, si leemos el Génesis en su capítulo 3 versículo 24, nos encontramos que dice:

“Expulsó al hombre y puso delante del jardín del Edén un querubín, que blandía flamante espada para guardar el camino del árbol de la vida”.

Se da por seguro de que ese ángel que expulsó a los “primeros padres” y custodia las puertas del paraíso es el arcángel Uriel, pero ¿porqué la Biblia lo “ensalza” a la categoría de querubín?

En la traducción del hebrero antiguo al español, los traductores a veces no suelen encontrar palabras acordes y usan las más conocidas, apropiadas a la importancia del hecho, y por tanto, a la cercanía con Yahvé. También, como hemos dicho anteriormente, estos seres son los encargados de ejecutar las órdenes de Dios: “Y le arrojó Yahvé Dios del jardín del Edén […]”, Gn 3, 23.

expulsion-del-paraiso-miguel-angel

El pecado original y expulsión del paraiso. Miguel Ángel, Capilla Sixtina.

expulsion-del-paraiso

Detalle de la Expulsión del Paraiso, Masaccio. 1427.

Uriel ha sido muy representado en la iconografía religiosa clásica por grandes pintores como Masaccio, Giordano, Miguel Ángel o Leonardo… En nuestra iglesia Catedral aparece coronando una de sus torres para combatir la ira, la desobediencia, el odio de los hombres y convertirlo en virtudes como la dulzura o la paciencia. Custodia la entrada al templo sagrado, vence al mal con su hoja de laurel en la mano y nos guía con su luz hacia Dios.

Su ubicación tampoco es arbitraria, pues además está mirando hacia lo que fue la antigua universidad, hoy Palacio Arzobispal, fundada en 1531 para enseñar, a través de la razón, el cristianismo a los moriscos allí albergados. Una mirada mirada vigilante los observa desde el cielo.

img_1442

———————————————

* Enoc, padre de Matusalén y abuelo de Noé. Personaje que aparece en el Génesis fue un ascético que visitó el Cielo en varias ocasiones gracias a sus visiones místicas, que intercedió por lo ángeles caídos y conoció la pirámide jerárquica de éstos acompañado de Yavhé. Se piensa que el Libro de Enoc con sus visiones fue escrito entre el siglo III a. C y el siglo I a. C.

Era Enoc de sesenta y cinco años cuando engendró a Matusalén. Anduvo Enoc en la presencia de Dios, después de engendrar a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas […] y anduvo constantemente en la presencia de Dios, y desapareció pues se lo llevó Dios.

Gn 5, 21-24.

María Teresa Hontoria Puentes

Dra. Historia del Arte

Directora de GranadaSingular


Si le ha gustado la entrada, compártala en su red social favorita:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario