La orden franciscana. San Francisco de Asís.

image

San Francisco de Asís (ppo., S. XIII), Doménico Theotocopoulus El Greco, hacia 1600, Hospital de Tavera, Toledo.

Su nombre de pila era Juan, Giovanni en italiano. Desde pequeño su padre le apodaba con el sobrenombre de Franchesco (Francisco en español).

Provenía de una familia adinerada de Asís, comerciantes de tela que viajaban sobre todo a Francia para la venta y compra de mercancía.

En uno de los conflictos que Asís tenía contra el Imperio Sacro, Francisco abandonó el campo de batalla una noche donde había escuchado la afirmación de volver a su pueblo. Volvió, inmerso ya, en sus pensamientos de ayudar al enfermo, dejar su vida de caballero y entregársela a Dios. Después de varios enfrentamientos con su familia y ayudar a la reconstrucción de la Ermita de San Damián, Francisco, junto a un pequeño grupo, fundó la primera orden que lleva su nombre y oficialmente gracias a una bula otorgada por el papa Inocencia III en el año 1211.

A partir de ahí esta orden, de origen monacal, fue, será y es una de las más importantes y antiguas de Europa. En España, personajes como Cisneros, Isabel I de Castilla, Antonio de Rojas o nuestro granadino Fray Leopoldo fueron curas y seglares de esta Orden.

En el S. XV la orden se volvió conventual y comenzó a disgregarse hasta que el Papa León XIII les obligó a reunificarse en el S. XIX. Actualmente son los denominados OFM (Orden de Frailes Menores) y los Capuchinos.

 

image

Su escudo, éste, y las cinco llagas de Cristo, nos recuerda al capítulo del milagro que San Francisco tuvo cuando rezando en la iglesia de San Damián le pidió a Cristo paceder sus estigmas. Cristo, con el brazo desnudo, lo bajó del madero para unirse con el brazo del Santo, que aparece con el brazo vestido por el hábito. En el milagro, el estigma de la mano de Jesús se pasa a la mano de S. Francisco y entre ellos la Cruz que desprende rayos de luz porque Dios, encarnado en su hijo Jesús, es la luz del mundo.

Así aparecerá el Santo representado en la iconografía cristiana desde entonces; con su hábito de estameña gris, el escapulario, su escudo y la Tau como símbolo de la Cruz.


Si le ha gustado la entrada, compártala en su red social favorita:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario