Granada a San Rafael

Imagen 1.- Pintura mural de San Rafael. Detalle. Hotel Santa Paula, Granada. Fotografía: María Teresa Hontoria.

GRANADA A SAN RAFAEL.

¿Qué tendrá esta figura que tanto cautiva?

San Rafael, arcángel reconocido, querido y admirado por muchos de nosotros, no fue la figura celestial más cercana y destacada por Dios en su pirámide jerárquica, pero en cambio tuvo un papel fundamental en el cumplimiento de los mandatos de Yahvé.

Su labor activa, directa y servil hacia Dios queda descrita en el Libro de Tobías cuando por orden del Creador, acompañó a Tobías hijo en su largo viaje a Ragés y curó la ceguera de su anciano padre con el hígado del pescado que capturó en el río Tigris.

San Rafael, que significa medicina de Dios, aparece en la Biblia con nombre propio, del mismo modo que los arcángeles Miguel o Gabriel. Él, cercano a los hombres y a medio camino con Dios, ha completado su proceso de humanización. Es un joven, fuerte y poderoso mancebo reconocible en su iconografía.

Cerca siempre del enfermo, San Rafael es representado con devoción y cariño.

En muchas ocasiones su función característica es pragmática. Se le ubica en muchos hospitales, zona de convalecientes, espacios de sanación y reposo.

Muchas otras veces su papel es estético, puramente decorativo. El placer por el placer. El gozo de admirarlo. El gusto de tenerlo cerca, sin más.

Granada no atesora muchas representaciones sobre San Rafael como sí las tiene del arcángel San Miguel; pero en cambio, existe un espacio único y singular que lo conserva. Este es el actual Hotel Santa Paula en la Gran Vía de Colón en Granada. Antiguo monasterio de madres jerónimas -fundado por el abad de la Colegiata de Santa Fé y canónigo de la iglesia Catedral de Granada, Jerónimo Madrid-, durante la primera mitad del siglo XVI, ha sabido guardar hoy la esencia de antaño, dejando en sus paredes restos pictóricos y simbólicos de la vida de ayer.

Concretamente, este fresco ingenuo, delicado y bien proporcionado es del siglo XIX. Es posible que su representación sea debida a la dilección y al fervor de alguna de las monjas que por allí procesionaban, orando, tímidamente, a sus figuras más preciadas.

El pintor, desconocido, pero sin importar que sea así, buscó la delicadeza en los trazos, la majestuosidad en los volúmenes y la dulzura en el rostro de San Rafael así como en el del arcángel que lo acompaña, ambos haciendo un diálogo de respeto y veneración a la Santa Cruz, ésta rodeada, a su vez, de otros pequeños ángeles y querubines en un rompimiento de gloria coronado por el Espíritu Santo y abrazado de azucenas.

Imagen 2.- Pintura mural completa. Hotel Santa Paula, Granada. Fotografía: María Teresa Hontoria.

No podemos hablar de Granada y de San Rafael sin mencionar la Basílica menor de San Juan de Dios. Extraordinario ejemplo del último barroco. El altar de su izquierda está decorado por la figura, en madera policromada de San Rafael. Un gran ángel alado y peregrino unido a la vida y milagros de este portugués con alma granadina. 

Su prodigio sedujo a pintores y escultores de todas las partes del mundo y en la iglesia de San Juan de Dios, se nos muestra presente también y junto a San Gabriel en la portada principal. Una escultura del siglo XVIII de Ramiro Ponce de León en mármol blanco. Panes, y no pescado en esta ocasión, en su regazo.

El alimento curaba. El pan como sustento, como vianda, pero también como elemento eucarístico. “Dale de comer al hambriento y un día serás recompensado” (Eclesiastés, 11).

            En esta escultura colosal de San Rafael aparece también con un cayado y unido a él, una calabaza de agua. “[…] porque tuve hambre y me disteis de comer, porque tuve sed y me disteis de beber; fui forastero y me recibisteis; estaba desnudo y me vestisteis; enfermo y me visitasteis […]”, (Mateo 25:35).

            San Rafael ofreciendo pan y agua. Alivio y descanso. Reposo y calma. Virtudes y funciones que practicó San Juan de Dios y junto a él, los hermanos hospitalarios bajo la atenta mirada de este ángel curativo y piadoso.

Imagen 4 y 5.- San Rafael. Interior de la Basílica menor de San Juan de Dios, obra de Bernardo de Mora, siglo XVIII. San Rafael, fachada principal de la Basílica menor de San Juan de Dios. Ramiro Ponce de León, siglo XVIII. Fotografías: Adrián Contreras.

 


María Teresa Hontoria Puentes para la revista cofrade de Puente Genil (Córdoba), La Pecera. Número 20, Semana Santa 2017. El Pez, Corporación Bíblica de la Historia de Tobías.

María Teresa Hontoria
Dra. Historia en Historia del Arte
Directora de GranadaSingular: gestión cultural e interpretación del patrimonio

 


Si le ha gustado la entrada, compártala en su red social favorita:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario