El Camino de la Cruz. Una historia del Sacromonte.

image image

 

Cristo Crucificado, Pedro de Mena, S. XVII.

La cruz de la ermita del Santo Sepulcro fue la última etapa de los momentos vividos por Jesús desde que fue apresado hasta su muerte en el Monte Calvario. Crucifixión y Sepultura, hechos narrados en los evangelios y la última estación de la Vía Dolorosa.

Este lugar representó el final del recorrido de la procesión del Vía Crucis, tan querida por los franciscanos, y que se celebró en Granada durante los siglos XVII y XVIII cuyo recorrido salía desde Plaza Nueva hasta terminar aquí, en el Sacromonte.

 

image

 

Esta cartela (1673) da testimonio hoy de que a lo largo de esos siglos, el sacristán, que cuidaba la ermita, ofrecía “agua milagrosa de la samaritana”. Los vecinos de Granada peregrinaban hasta aqui para beber de su pozo.

Un lugar tan enigmático como El  Sacromonte que aún guarda entre sus cuestas las leyendas e historias de antaño.

 


Si le ha gustado la entrada, compártala en su red social favorita:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario