Virgen Inmaculadista o Virgen madre de Dios. Los Dogmas de la Virgen.

image

Virgen sobre un triunfo. Alonso de Mena, s.XVII. Sacromonte, Granada. Anterior a la obra del mismo autor que hay en los jardines del Triunfo. En esta ocasión es una virgen con un niño sobre un triunfo decorado por una guirnalda de granadas. Nos recuerda a la iconografía de la Virgen del Pilar. Se puede admirar frente a las Santas Cuevas del Sacromonte, lugar en el que aparecieron los huesos de San Cecilio y sus acompañantes, todos discípulos de Santiago el Mayor en su peregrinación con la palabra de Dios hasta el fin del mundo (según conocemos de la tradición cristiana).
 image

Virgen, madre de Dios, es la primera advocación Cristiana que aparecerá como Dogma desde el año 431 con el Concilio de Éfeso.

La representación de Virgen como madre de Dios era sencilla y así se ha hecho en multitud de ocasiones a lo largo de la historia del arte. Una mujer humilde en algunas situaciones y en otras, cargada de joyas y oranmentos pero siempre con su hijo en brazos.

La-Virgen-María-con-el-niño-hermosa

Theotocos, en griego: Theo, Dios / Toco, mujer embarazada.

Virgen, embarazada por obra y gracia del Espíritu Santo. Dogma aprobado en Letrán en el año 649. Su figura, anterior a su aprobación oficial, es una Virgen sola. Una virgen joven y pura.

Inmaculada Concepción, fue la representación más difícil de plasmar en el mundo del arte pero, y sobre todo desde el siglo XVII, la más simbolizada.

Se hace Dogma en el año 1850 gracias al Papa Pío Nono.

Su representación iconografía es hoy conocida por todos pero en el mundo del arte la pregunta fue,  ¿cómo apoderarse de una idea mística en donde quede personificado la no mácula de la virgen?, ¿cómo simbolizar el no pecado de Santa Ana para encarnar que la Virgen naciera sin mancha?. Cuestión de fe en la idea religiosa pero cuestión ardua en su representación artística.

inmaculada

Finalmente se opta por personificar este pensamiento en una Virgen joven, llena de sol, con el astro de la noche a sus pies, en posición orante, con mirada perdida, con un grupo de ángeles y querubines que la portan al cielo, vestida de pureza y gloria en el blanco de su túnica y en el azul de su manto.

Asunción de María, último de los Dogmas aunque también escenificado por grandes artistas a lo largo de la historia. Se aprueba por el Papa Pío XII en 1950.

Es el momento en el que la Virgen asciende a los cielos después de su dormición, pues se dice que la María no murió, sino que quedó dormida.

Dormición de la Virgen_ Iglesia Santa María_ Asin (Zaragoza)_ Martin de Soria (1471)_ Foto Jesús Díaz_asuncion

Los apostoles a sus pies y un coro celestial infinito la llevan hasta manos de Dios pintado en los cuadros como en dos escenas. Cielo y tierra en el mismo espacio pero no unidos.

No debemos confundirlo con la Ascensión que es la misma representación pero la de Jesuscristo.

A veces nos encontramos una única  representación pero con dos connotaciones distintas, ¿una Virgen con alegorías inmaculadistas o una Inmaculada con su hijo en brazos?, ¿la Asunción de María con vinculos de Inmaculada o una Inmaculada con un matiz de su subida a los cielos?… Ambas en todos los casos, una doble enseñanza en una misma figura.

(Ejemplo claro en la representación de la Virgen que hay en el retablo de la Cartuja de Granada)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Si le ha gustado la entrada, compártala en su red social favorita:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario