Es un proyecto que tiene el objetivo de difundir el conocimiento histórico y artístico de lugares singulares de nuestro patrimonio.

Últimas noticias

Síguenos:  

Top
Image Alt

El Sueño de los Magos.

El Sueño de los Magos

El Sueño de los Magos.

¡Comparte esto!

El Sueño de los Magos. Se acerca el momento más especial para los niños, la Noche de Reyes, y el día de los Reyes Magos.

Una iconografía del medievo:

Este motivo me sirve de excusa para conocer algo mas sobre estos personajes tan enigmáticos y sorprendentes. 

Tras ver, en las rutas del Románico por España y por Europa, una escena poco común e inusual en nuestra provincia, decidí estudiar esta iconografía atípica; interpretarla y ofreceros una posible lectura para ponerla en valor y en conocimiento en pro de una sociedad más rica en cultura y más abierta de miras.

Mi mirada se detuvo en una escena, por lo visto, conocida a lo largo de la Edad Media, pero que se dejó de representar con la llegada del Renacimiento. Estoy hablando del Sueño de los Magos que vi por primera vez en el cenotafio de la Basílica de San Vicente en Ávila; es decir, los tres reyes durmiendo juntos bajo un misma manta en un mismo colchón.

Levanté mis cejas, fruncí el ceño y saqué mi cámara. 

¿Qué dice la Biblia?

Vayámonos al origen.

¿Qué dice la Biblia respecto a los Magos que fueron a adorar a Jesús?.

La fuente canónica que habla de ellos, sin especificar otros datos que sí lo hacen como son los Evangelios Apócrifos, es el Evangelio de San Mateo en su cap. 2:

«Después de que Jesús nació en Belén de Judea en tiempo del rey Herodes, llegaron a Jerusalén unos sabios procedentes de Oriente. – Dónde está el que ha nacido, rey de los judíos, preguntaron. Vimos levantarse su estrella y hemos venido a adorarlo. Cuando lo el rey Herodes se turbó y toda Jerusalén con él […]. Luego llamó en secreto a los sabios y se enteró por ellos del tiempo exacto en que había aparecido la estrella. Los envió a Belén y les dijo: – Vayan e infórmense bien de ese niño. Tan pronto como lo encuentren, avísenme que yo también vaya y lo adore […]. Entonces, advertidos en sueños de que no volvieran a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino«.

Este último versículo fue representado por los artistas del medievo en multitud de ocasiones y en varios formatos y soportes. Una escena menor que no era simbolizada en retablos mayores pero que, en cambio, sí lo hacían en capiteles, frisos, salterios (libros de salmos) y vidrieras. Póngase de ejemplo la vidriera de la Catedral de Canterbury en Inglaterra en el siglo XII.

En ellas, la figuración era siempre la misma: tres reyes acostados sobre un lecho, un ángel acercándose a uno de ellos y llevándoles, o diciéndoles, el mensaje citado en la Biblia.

Hoy, esta representación nos parece curiosa. Esto ocurre porque a finales del siglo XIV, empezó a desaparecer. Lo que era común en el Románico empezó a ser inverosímil en el Gótico…

La escena:

En la escena medieval, los artistas (la mayoría de ellos anónimos) supieron ofrecer a la figuración su licencia mas personal; es decir, no siempre aparecerían los tres magos en camas y no siempre aparecerían vestidos en ellas. 

Era común que durante la Edad Media, las personas durmieran en un mismo lecho. Las casas eran humildes y las familias sencillas, así lo hacían. No debemos olvidar que los magos, a pesar de su condición real, estaban de viaje y no siempre, en el camino, era fácil de encontrar posadas. Además, si estaban huyendo de Herodes, y de su petición de volver a verlo con la noticia, debían pasar desapercibidos y aposentarse en hogares o pasadas de familias de clase baja.

Igualmente, durante la Edad Media, los magos viajaban en caballos y no en camellos como sí lo harían a partir de la Edad Moderna cuando la sociedad fue consciente de que el recorrido, desde Oriente a Belén, era cruzar un largo desierto, el desierto de Judea. Con los caballos, esta tarea hubiera sido imposible de realizar, sobre todo, por la falta de agua.

¿Qué hace un ángel en mitad de la escena?

Mateo en su evangelio no habla de él pero se entiende, y los artistas así lo representan, que los portadores de los mensajes divinos son los ángeles. Por tanto, no es de extrañar que la presencia del mensajero de Dios sea un ángel del Señor. 

En uno de los capiteles de la Catedral de Autun, en Francia, el ángel toca la mano del rey Melchor para despertarlo mientras que con la otra, señala la estrella que ha de guiarlos en su camino de vuelta.

Otros atributos reconocibles por los cristianos medievales eran las coronas que sobresalían de las cabezas de los reyes. Es muy interesante como existe esa necesidad de colocar atributos en las zonas más visibles e importantes del cuerpo, siendo la cabeza la que más y la que nos deja saber de que se tratan de reyes, siendo más fácil la comprensión de la escena gracias al resto de la iconografía aparente. Una estrella, un ángel y tres reyes… se hace sencillo reconocerlos.

En el salterio, conservado en la British Library de Londres, aparece la escena anterior a la mencionada. Primero la “Adoración de los Magos” y después el “Sueño de los Magos”, de esta forma no existe confusión.

Pero no siempre en la escena aparecen los magos durmiendo en camas. En el Baptisterio de Florencia (siglos XII-XIII), los Reyes Magos aparecen acostados en una escalinata mientras se acerca el ángel para advertirles.

Sin duda, debemos concluir con la riqueza artística y sin igual del Románico. El origen de nuestra propia historia, el inicio de nuestro arte.

María Teresa Hontoria.

Dra. Historia del Arte

Gestora Cultural

Intérprete del Patrimonio

Guía Oficial

Texto escrito en el 2017 y revisado y modificado el 30 de diciembre del 2019.

 

 

 

 

 

 

 

Publicar un comentario

You don't have permission to register
Chatear
1
¿Hablamos por Whatsapp?
Hola, ¿te puedo ayudar en algo?